07. La herida del abandono

This post is also available on: itItaliano

-mira el vídeo, lee el texto y haz la meditación en audio-

Definición conceptual:

La herida del abandono es un constructo psico-emocional de material altamente sensible que se va alojando en el inconsciente, durante la niñez, cuando el sujeto percibe que su entorno no le está dando aquello que necesita de manera esencial y además no puede expresar sus sentimientos y sensaciones al respecto en el preciso momento en el que le ocurre el episodio de abandono.

Descripción:

Está herida forma parte de nuestra realidad herida y es una de las principales que conforman esta realidad herida y vulnerable, es una herida universal, es decir que todo el mundo tiene una herida del abandono. La diferencia entre un ser humano y otro puede radicar en como este se relaciona con sus propia herida del abandono pero no en si la tiene o no la tiene. La vida trae siempre situaciones durante la niñez en las cuales no se han visto nutridas adecuadamente una o varias necesidades esenciales del niño.

La herida del abandono por lo tanto tiene su génesis en cómo el niño ha podido disfrutar de la presencia física/emocional de ambos progenitores y como ha sido nutrido en sus necesidades esenciales.

Las necesidades esenciales:

Las necesidades esenciales son todas las necesidades que el niño necesita recibir como indispensables para su óptimo desarrollo como ser humano consciente, responsable y empático.

Existen necesidades de fusión o también llamadas necesidades de simbiosis y necesidades de individuación. Ambas son igual de importantes y el niño puede experimentar carencia o abandono cuando no recibe la atención adecuada a sus necesidades, también, en ocasiones, puede experimentar junto a la carencia vergüenza y shock.

Es evidente que los seres humanos que mejor pueden nutrir y dar atención a las necesidades del niño son sus padres biológicos en primera instancia y después en grado decreciente otros familiares en función del grado de consanguineidad y tiempo de convivencia. El bebé dentro de su madre ya establece un estrecho vínculo simbiótico y este tendría que seguir después de su nacimiento para ramificarse hacía otros seres humanos presentes en su vida. Según nuestra visión, la figura del padre es muy importante para las necesidades de individuación.

A continuación exponemos necesidades esenciales para un ser humano desde su concepción hasta más o menos su madurez sexual completa, una vez concluida esta etapa, ya nadie externo a uno mismo podrá reparar o llenar las carencias o abandonos del pasado.

Te invitamos a leer con tranquilidad y detenimiento la siguiente lista tomándote un tiempo para reflexionar cono fue para ti experimentar cada una de estas necesidades.

1 La necesidad de haberte sentido querido y apreciado primordialmente por tus padres biológicos.

2 La necesidad de haberte sentido aceptado y respetado como persona, como ser humano único y especial (por lo que eres, no por lo que haces).

3 La necesidad de que fuesen validados tus sentimientos (ejemplo: el miedo, la tristeza, la rabia, el dolor, etc.), tus pensamientos y tu intuición.

4 La necesidad de haberte sentido seguro, apoyado y protegido.

5 La necesidad de que fueses estimulado a descubrir y explorar tu genuina:

  • sexualidad
  • talentos creativos
  • poder
  • alegría
  • recursos
  • espiritualidad

6 La necesidad de haber sido tocado con presencia, respeto y amor.

7 La necesidad de haber sido inspirado y motivado a aprender.

8 La necesidad de saber que era sano y normal equivocarse y aprender de las equivocaciones.

9 La necesidad de haber presenciado amor e intimidad (en la relación de tus padres o de las personas que te cuidaban).

10 La necesidad de haber sido estimulado y apoyado a separarte y ser independiente (a salir del nido familiar y aprender a volar solo).

11 La necesidad de haber recibido límites claros con firmeza y amor.

12 La necesidad de haber podido expresar tus necesidades, ser escuchadas y validadas.

13 La necesidad de haber visto coherencia e integridad en las personas y en el entorno.

 

Para poder conseguir aquello que necesitamos, como hemos visto en clases anteriores, desarrollamos nuestra realidad subjetiva personal con sus estrategias, compensaciones y adicciones lo que sucede es que muchas veces no conseguimos recibir realmente aquello que necesitábamos sino sucedáneos lo cual alimentan necesidades sustitutas en el niño y futuro adulto. La herida del abandono es uno de los filtros que actúa sobre nuestra percepción a menuda, impidiéndonos ver y vivir la realidad objetiva, situándonos en el prisma de un niño o una niña pequeños y necesitados.

En general lo que sucede es que el ser humano a medida que crece se aleja cada vez más de sus sentimientos de separación, abandono y sentimientos de carencia e intentará por todos los medios recibir aquello que no pudo recibir cuando era niño, siempre resultando en fracaso. Otra cosa importante es que cada vez se necesita más energía para reprimir el material enterrado en el inconsciente.

 

Hay que tener en cuenta que incluso si a nivel exterior las compensaciones y herramientas parecen funcionar y darnos todo aquello que deseamos y anhelamos, de lo que aquí se está hablando es de una plenitud interior, o más concretamente de una falta de plenitud interior, una sensación de vacío muy existencial. Y es que, el sentimiento de abandono puro es un sentimiento muy profundo que tiene sus anclajes a niveles muy internos de nuestra psique y nuestras emociones. Es imperativo volverse amigo del estado de abandono y ponerse en contacto con él de una manera sana, ya que al ponerse en contacto con él, no sólo dejará de sabotear la vida y las relaciones, sino que ayudará a conectar con partes de uno mismo de tremenda profundidad, humanidad y empatía.

Conclusiones:

Es imposible poder llenar el vacío que se originó en la infancia, eso no se puede cambiar, lo que sí se puede cambiar es como uno se relaciona con está parte herida y de hecho es lo único que se necesita para que la herida del abandono deje de ser el combustible de un sinfín de comportamientos, patrones mentales, adicciones químicas exógenas y endógenas que a la larga lo único que provocan es más abandono y dolor en la vida.

Por tanto, convertirse uno mismo en papá y mamá de su niño o niña interior es muy importante. Darse uno mismo el tiempo, el espacio, la confianza, la validación, la paciencia, la compasión y la comprensión que necesitamos en nuestro día a día cuando el abandono es nuevamente detonado.

1. Meditación herida abandono solo voz.

2. Meditación herida del abandono voz y musica.

3. Sólo música: G.Tartini Sonata G-moll Didona abandonata.

This post is also available on: itItaliano